• Harina de almendras (puede ser bagazo de leche, secado previamente en horno suave), harina de girasol o de nuez: 1 taza
  • Semillas de lino o chía molidas: 1 taza
  • Pizca de sal marina, integral o rosa
  • Aceite de oliva o de girasol: 2 cdas.
  • Agua: 1/2 taza

Mezcla el lino o chía molidos con el agua y déjalo en remojo durante al menos 6 hs.

Luego, suma el resto de los ingredientes, amasando para lograr una pasta lo mas homogénea posible. Distribuí la pasta con una espátula sobre una placa con papel manteca, dejándola con un espesor de 0,5 cm aproximadamente. Marca la masa con un cuchillo, de acuerdo a la forma que le quieras dar (cuadraditos, triángulos, círculos) y cocina tus galletas en horno moderado, durante 30 minutos.

Retira la bandeja y separa un poco las galletas para que se cocinen de forma pareja y cocina por 10 o 15 minutos mas. Lo importante es que queden crocantes y que no se quemen.

Una vez cocidas, deja que se enfríen, despegalas y guárdalas en un frasco hermético.

Claro esta que podes jugar con especias (orégano, tomillo, romero, pimentón), coco en escamas o pasas de uva o de arándanos. A disfrutar con el mate!

 

Receta by: Alex von Foester

Andrea Lizarraga

Soy licenciada en nutrición (UNC), profesora de danza y de Tai Chi, terapeuta corporal (posgrado en el Instituto de Psicoterapia Corporal), especialista en alimentación plant based (posgrados en alimentación adulta y pediatría), formada en Mindful Eating (formación impartida por Jan Chozen Bays), meditadora, estudiante de Medicina Tradicional China y eterna buscadora de conocimiento y prácticas psico-espirituales.

Salsa de Remolacha
Calabaza Tropical
Crema de Kiwi y Menta