Aunque el frío tarda en llegar, vamos a esperarlo practicando esta receta facilísima y exquisita, que además tiene la cualidad que puede frezarse en porciones para que la disfrutes cuando quieras.

Va nuestra versión para aproximadamente 4 porciones 🙂

  • Lentejas: 250 gr
  • Cebolla: 1
  • Ajo: 2 o 3 dientes
  • Zapallitos verdes: 2
  • Calabacín en cubitos: 1 1/2 taza
  • Papas: 2
  • Zanahorias: 2
  • Pimiento: a gusto
  • Tomates: 5 o 6
  • Agua o caldo de verduras casero: c/n
  • Cebollita de verdeo y perejil: a gusto
  • Sal marina y pimienta: a gusto

Herví las lentejas por separado con unas hojitas de laurel, hasta que estén tiernas pero que conserven la forma (este punto es muy importante). Mientras pela las verduras y cortalas en cubitos chiquitos, ralla los tomates sin piel.

Aceita una olla profunda y saltea la cebolla hasta que esté transparente. Condimenta y agrega el puré de tomate, las verduras picadas en cubitos y la cantidad de agua o caldo que te parezca necesario (según te guste más espeso o líquido). Cuando las verduras estén tiernas, súmale las lentejas cocidas y reforza la sazón. En este momento podes jugar con diferentes condimentos según tu gusto: un poco de masala, curry, ají molido, pimentón, etc.

Una vez que el aroma de tu guisito invada la casa, es señal de que es momento de servirlo con un buen puñado de verdeo, ciboulette o perejil fresco por encima…

Recorda que esta preparación podes hacerla combinada con trigo candeal, con yamani y arvejas frescas, con yamani y porotos aduki o de quinoa. La invitación es a jugar y animarte a recuperar los sabores de la infancia, buen provecho!

AnteriorSiguiente

Andrea Lizarraga

Soy licenciada en nutrición (UNC), profesora de danza y de Tai Chi, terapeuta corporal (posgrado en el Instituto de Psicoterapia Corporal), especialista en alimentación plant based (posgrados en alimentación adulta y pediatría), formada en Mindful Eating (formación impartida por Jan Chozen Bays), meditadora, estudiante de Medicina Tradicional China y eterna buscadora de conocimiento y prácticas psico-espirituales.

QUINOA, alimento sagrado
Pan de Lino
Omelette de Hongos