Esta leche es hiper nutritiva, es fuente de vitaminas (del complejo B,  C y E), minerales (potasio, fósforo, calcio, magnesio y zinc), fibra, proteínas y ácidos grasos saludables. Así que mas completa imposible!

Vas a necesitar:

  • Quinoa: 1 taza
  • Agua: c/n
  • Vanillín y canela: a gusto

Vas a comenzar dejando en remojo nocturno la quinoa. Al otro día, retiras el agua y la cocinas hasta que se ablanda (20 minutos aproximadamente). Pasas la quinoa cocida a la licuadora y le agregas 2 tazas mas de agua y procesas junto con la canela y el vanillín. Finalmente, filtras la leche y endulzas con miel, mascabo o dátiles.

La podes usar para licuados, batidos, smoothies o preparaciones saladas. Al resto de quinoa lo procesas con aceite de oliva y especias y te queda una rica pasta para untar. Con la quinoa, todo alimenta!

Andrea Lizarraga

Soy licenciada en nutrición (UNC), profesora de danza y de Tai Chi, terapeuta corporal (posgrado en el Instituto de Psicoterapia Corporal), especialista en alimentación plant based (posgrados en alimentación adulta y pediatría), formada en Mindful Eating (formación impartida por Jan Chozen Bays), meditadora, estudiante de Medicina Tradicional China y eterna buscadora de conocimiento y prácticas psico-espirituales.

Budin de Mandarina
Dulce de Cítricos
Sopa de Brócoli