Sabías que…

tiene propiedades diuréticas, sedativas y calmantes?

Según la medicina tradicional china se emplea para estimular o aumentar la producción de leche materna y en el tratamiento de hemorroides. Contiene silicio y la lechuga de hoja, más que la repollada, posee mas clorofila, hierro, calcio, potasio y antioxidantes como las vitaminas A y C. Es muy rica en agua y contiene poquísimas calorías, por eso se usa tanto en regímenes hipocalóricos.

Un dato interesante es que tiene lactucarium, que es un sedativo que relaja los nervios sin perjudicar la digestión. La infusión de lechuga es una ansiolítico natural que facilita el sueño.

En algunos casos produce inflamación intestinal, así que es conveniente alternarla con otras hojas verdes (espinaca, rúcula, achicoria, hojas de remolacha) y moderar sus consumo.

Esta primavera retomamos las ensaladas y la lechuga no puede faltar! 😉

Andrea Lizarraga

Soy licenciada en nutrición (UNC), profesora de danza y de Tai Chi, terapeuta corporal (posgrado en el Instituto de Psicoterapia Corporal), especialista en alimentación plant based (posgrados en alimentación adulta y pediatría), formada en Mindful Eating (formación impartida por Jan Chozen Bays), meditadora, estudiante de Medicina Tradicional China y eterna buscadora de conocimiento y prácticas psico-espirituales.

Hamburguesas de Aduki
Muffins de Salvado
Base de Tarta sin Harina