Sabías que…

el lino es una semilla rica en mucílago, pectina y es una súper fuente de ácidos grasos omega-3?

Esto le da propiedades emolientes y laxantes, lubricando el sistema disgestivo y contribuyendo a la renovación de la flora intestinal, de manera que alivia el dolor e inflamaciones principalmente del intestino grueso. Además, sus grasas son vitales para fortalecer la inmunidad y limpiar el corazón y las arterias.

Su alto contenido de lignanos previene el envejecimiento prematuro de las células (acelerado en nuestros tiempos por los altos niveles de estrés, el sedentarismo y una alimentación rica en productos refinados) y nos protege de algunos cánceres.

Podes incorporar diariamente una cucharada de semillas (mejor trituradas en seco en la licuadora) en ensaladas de frutas o verduras, yogures, jugos, rellenos, sopas, salteados, sobre los cereales, en granolas y panes caseros o espolvoreadas sobre quesos untables. Un tip? 30 gr de semillas hervidas en un litro de agua durante 5 minutos funcionan como un laxante espectacular, natural, económico y sin efectos adversos…

Hoy podes sumar algunas semillitas a tu comida, tu intestino te lo va a agradecer 🙂

 

AnteriorSiguiente

Andrea Lizarraga

Soy licenciada en nutrición (UNC), profesora de danza y de Tai Chi, terapeuta corporal (posgrado en el Instituto de Psicoterapia Corporal), especialista en alimentación plant based (posgrados en alimentación adulta y pediatría), formada en Mindful Eating (formación impartida por Jan Chozen Bays), meditadora, estudiante de Medicina Tradicional China y eterna buscadora de conocimiento y prácticas psico-espirituales.

Snack de Garbanzos
Muffins de Calabaza
Algas Hiziki con Zanahorias