Los frutos secos nos proveen de fibra, vitaminas, minerales y, especialmente de ácidos grasos insaturados que son las mejores grasas que podemos consumir.

Una manera de incorporarlos a tu alimentación habitual es directamente comiendo un pequeño puñado, en granolas o barras de cereales, en forma de leches o bien usando su manteca que no solo es deliciosa sino que va muy bien con varios alimentos.

Vas a necesitar:

  • Frutos secos (nueces, almendras, castañas, pistachos, maníes): 200 gr.
  • Sal marina: 1 pizca

Vas a pre calentar el horno a 180 grados, y después vas a colocar los frutos secos en una placa y los vas a tostar durante 8 o 10 minutos. Déjalos enfriar durante 5 minutos.

Después trituralos en una procesadora con la pizca de sal, parando de vez en cuando para raspar los frutos de las paredes hasta que obtengas la consistencia deseada y guardala en un frasco en la heladera.

Para una colación podes servir 1 cucharadita llena de tu manteca con: 1 manzana, pera o durazno en rodajas, haciendo un sandwich de fruta; 1 puñado de cherrys, palitos de zanahoria, apio, pepino o espárragos o 1 tostada de arroz o de pan integral.

 

Andrea Lizarraga

Soy licenciada en nutrición (UNC), profesora de danza y de Tai Chi, terapeuta corporal (posgrado en el Instituto de Psicoterapia Corporal), especialista en alimentación plant based (posgrados en alimentación adulta y pediatría), formada en Mindful Eating (formación impartida por Jan Chozen Bays), meditadora, estudiante de Medicina Tradicional China y eterna buscadora de conocimiento y prácticas psico-espirituales.

Falafel
Repollitos Salteados
Torta de Zanahoria