El maní como toda la familia de los frutos secos (nueces, almendras, castañas, avellanas), es rico en grasas en grasas saludables, fibra y proteínas. La mantequilla que podemos obtener del maní es deliciosa y puede darle  variedad a tus desayunos y meriendas.

Recorda que no necesitamos grandes cantidades así que con 1 cda. de postre diaria (si es que no hay otros frutos secos) es suficiente.

  • Maní natural sin sal: 200 gr
  • Aceite de girasol: 1/4 pocillo
  • Sal marina: 1 pizca

Lo que vas a hacer primero es tostar el maní en horno precalentado durante 10 minutos. Después lo vas a dejar enfriar 5 minutos y lo vas a procesar con la pizca de sal hasta que se forme una pasta homogénea, si hace falta revolves con una cuchara para integrar todo y procesar de forma pareja.

Eso es todo, guardas tu mantequilla en un frasco y a la heladera. Ahora si, a disfrutarla!

Andrea Lizarraga

Soy licenciada en nutrición (UNC), profesora de danza y de Tai Chi, terapeuta corporal (posgrado en el Instituto de Psicoterapia Corporal), especialista en alimentación plant based (posgrados en alimentación adulta y pediatría), formada en Mindful Eating (formación impartida por Jan Chozen Bays), meditadora, estudiante de Medicina Tradicional China y eterna buscadora de conocimiento y prácticas psico-espirituales.

Sopa de Zapallo
Tortilla de Coliflor y Calabaza
Alfajores de Cocoavena