Cocinar puede ofrecer un tiempo sagrado para relajar nuestra mente y nutrir el espirítu. El acto de cocinar inevitablemente implica pensar conscientemente en lo que queremos comer, buscar los ingredientes adecuados, prepararlos y disfrutar de lo que hemos creado. Antes de empezar a preparar una comida en la cocina, inspire y espire varias veces para entrar en contacto con el gozo de cocinar.

 

Al inspirar, doy gracias al universo por los maravillosos alimentos 

que me ofrece para hacer esta comida.

Al espirar, preparo esta comida con amor y gozo.

 

Tich Nhat Hanh

Andrea Lizarraga

Soy licenciada en nutrición (UNC), profesora de danza y de Tai Chi, terapeuta corporal (posgrado en el Instituto de Psicoterapia Corporal), especialista en alimentación plant based (posgrados en alimentación adulta y pediatría), formada en Mindful Eating (formación impartida por Jan Chozen Bays), meditadora, estudiante de Medicina Tradicional China y eterna buscadora de conocimiento y prácticas psico-espirituales.

Hamburguesas de Yamani
Manzanas cocidas en su jugo
Pasta Concentrada de Tomates