Los repollitos de Bruselas son una excelente fuente de vitaminas A y C, además de contener potasio, ácido fólico y poquísimas calorías. Tienen un sabor particular que renueva cualquier receta común: un salteado de verduras, en relleno de tartas, acompañando pastas o en una fresca ensalada. Hoy como ejemplo tenemos este omelette que es bien sencillo.

  • Queso parmesano: 100 gr
  • Huevos de campo: 4
  • Queso fresco o ricotta: 100 gr
  • Repollitos de Bruselas: 500 gr
  • Sal marina y pimienta: a gusto
  • Nuez moscada: a gusto

Vas a comenzar blanqueando los repollitos en un dedo de agua con sal durante unos 3 o 5 minutos (de esta manera conservan los nutrientes y el color). Luego, los cortas al medio y los mezclas con los huevos, los quesos y los condimentos. Llevas la mezcla a una sartén y la cocinas a fuego bajo por 4 minutos, doblas el omelette, cocinas otros 4 minutos mas y finalmente servís el plato. Recorda que una característica importante del omelette es que debe quedar jugoso en el medio. Que lo disfrutes!

 

 

 

Andrea Lizarraga

Soy licenciada en nutrición (UNC), profesora de danza y de Tai Chi, terapeuta corporal (posgrado en el Instituto de Psicoterapia Corporal), especialista en alimentación plant based (posgrados en alimentación adulta y pediatría), formada en Mindful Eating (formación impartida por Jan Chozen Bays), meditadora, estudiante de Medicina Tradicional China y eterna buscadora de conocimiento y prácticas psico-espirituales.

Soufflé de Calabaza
Base de Tarta sin Harina
Tarta de Peras