• Harina de avena (la podes hacer procesando las hojuelas de avena): 450 gr.
  • Yogur: 2 tazas
  • Harina de lino: 2 cdas.
  • Bicarbonato: 2 cditas.
  • Sal marina: 1 cdita.
  • Huevo: 1
  • Leche común, leche vegetal o agua tibia: 1/4 taza 

Comenza precalentando el horno y engrasando un molde rectangular mediano.

En un tazón coloca el yogur y el bicarbonato, mezclalos bien. Agrega la linaza, el huevo ligeramente batido y la sal; uní todo con movimientos envolventes.

Suma la avena en tres o cuatro partes, integrándola con movimientos envolventes; va a parecer mucha cantidad de avena para la mezcla, pero no te preocupes que sale bien; en la última adición de la avena, agrega la leche.

Coloca la mezcla bien distribuida en el molde y hornea el pan por 1 hora aproximadamente. Con cuidado y ayudándote de un paño limpio o manoplas, saca el pan del molde. Coloca un trozo de papel de aluminio en la rejilla del horno y coloca el pan hacia abajo y continua horneando por unos 10 a 12 minutos mas, hasta que todos los lados estén dorados (esto ayuda a terminar el hornear el interior).

Por último, saca el pan del horno y déjalo enfriar sobre una rejilla. Podes porcionarlo y frezarlo, para tostarlo al momento de consumirlo o simplemente guardarlo en la heladera.

 

Andrea Lizarraga

Soy licenciada en nutrición (UNC), profesora de danza y de Tai Chi, terapeuta corporal (posgrado en el Instituto de Psicoterapia Corporal), especialista en alimentación plant based (posgrados en alimentación adulta y pediatría), formada en Mindful Eating (formación impartida por Jan Chozen Bays), meditadora, estudiante de Medicina Tradicional China y eterna buscadora de conocimiento y prácticas psico-espirituales.

Pan de Nuez
Muzzarella de Maní
Aceite Power