• Harina de garbanzos: 1 taza
  • Aceite de oliva: 1 cda. 
  • Agua: 2 tazas
  • Semillas de chía, lino o amapola: 2 cdas.
  • Sal marina: c/n

Licúa la harina de garbanzos con el agua, el aceite, las semillas y la sal.  Si podes deja reposar la mezcla en la heladera durante 30 minutos.

Luego, volca la preparación en un sartén antiadherente, de a un cucharón por vez, y cocina de un lado hasta que se despegue y luego cocina del otro.

Podes usarlos para armar canelones con verduras y tofu o en versión dulce con dulce de almendras/cajú o mermelada y frutas fileteadas.

Andrea Lizarraga

Soy licenciada en nutrición (UNC), profesora de danza y de Tai Chi, terapeuta corporal (posgrado en el Instituto de Psicoterapia Corporal), especialista en alimentación plant based (posgrados en alimentación adulta y pediatría), formada en Mindful Eating (formación impartida por Jan Chozen Bays), meditadora, estudiante de Medicina Tradicional China y eterna buscadora de conocimiento y prácticas psico-espirituales.

Panqueques de Espinaca
Zanahorias Asadas con Comino
Budín Integral de Algarroba