Esta pasta de tomates es un súper concentrado que te va a servir como una salsa rápida, como un «caldito» para mejorar el sabor de un guiso, cazuela o salteado de verduras o también para untar unas ricas bruschettas. Tiene una buena cantidad de betacarotenos y de hierro 😉

  • Tomates deshidratados: 1 taza
  • Aceite de oliva: c/n
  • Sal marina y pimienta: a gusto
  • Dientes de ajo: 1

Vas a comenzar colocando los tomates en un bol y los vas a cubrir con agua caliente. Luego de 20 minutos los retiras del agua y los colocas en la licuadora o mixer, agregas el diente de ajo, un poco de aceite y de agua de remojo, procesas y condimentas a gusto. La idea es que quede una pasta espesa así que vas graduando la cantidad de líquido.

Lo podes guardar en un frasco en la heladera (dura 3 días) o en una cubetera tapada para armar cubitos que luego pasas a una bolsa hermética (duran 3 meses aproximadamente).

Andrea Lizarraga

Soy licenciada en nutrición (UNC), profesora de danza y de Tai Chi, terapeuta corporal (posgrado en el Instituto de Psicoterapia Corporal), especialista en alimentación plant based (posgrados en alimentación adulta y pediatría), formada en Mindful Eating (formación impartida por Jan Chozen Bays), meditadora, estudiante de Medicina Tradicional China y eterna buscadora de conocimiento y prácticas psico-espirituales.

Sopa Invernal
Crackers
Panqueques de garbanzos