La rúcula es de esas hojas verdes que rápidamente podemos reconocer por su sabor amargo. Es muy versátil e ideal para acompañar comidas ricas en hidratos como pastas, cereales, panificados integrales.

Tiene un alto contenido en clorofila (desintoxicante y protectora del hígado) y en vitamina A, y podes usarla en pizzas, ensaladas o en este rico pesto para acompañar pastas o untar. A amigarse con las hojas amargas porque ademas de saludables, te invitan a ampliar la gama de sabores a la que estas habituado.

  • Rúcula: 2 atados
  • Almendras o nueces: 100 gr
  • Sal marina y pimienta: c/n
  • Aceite de oliva: c/n
  • Jugo de limón: a gusto

En la licuadora procesar primero los frutos secos, agregar la rúcula y el resto de los ingredientes. La cantidad de aceite va a depender de la textura que quieras darle. Termina con unas gotas de limón y a disfrutar!

Andrea Lizarraga

Soy licenciada en nutrición (UNC), profesora de danza y de Tai Chi, terapeuta corporal (posgrado en el Instituto de Psicoterapia Corporal), especialista en alimentación plant based (posgrados en alimentación adulta y pediatría), formada en Mindful Eating (formación impartida por Jan Chozen Bays), meditadora, estudiante de Medicina Tradicional China y eterna buscadora de conocimiento y prácticas psico-espirituales.

Porotos Negros
Arroz con Leche
Experiencia Grupal vía WhatsApp