• Harina integral: 300 grs.
  • Quinoa cocida y escurrida: 200 grs.
  • Levadura: 30 grs.
  • Agua tibia: c/n
  • Sal marina: c/n
  • Azúcar: 1/2 cdita.
  • Aceite: 3 cdas.

Diluí la levadura en un recipiente con 50 c.c. de agua tibia, el azúcar y la sal. Hacé un hueco y colocá la quinoa escurrida a medida que vas mezclando con una cuchara de madera, para airear la preparación.

Colocá la masa sobre una mesada y amasala bien, golpeando la masa. Dejala leudar en un lugar tibio aproximadamente 20 minutos.

Desgasificá y estira la masa de 1/2 cm. de espesor, acomodala en una placa aceitada y pinchala con un tenedor. Dejala leudar nuevamente hasta que duplique su volumen y llevala a horno moderado durante 20 minutos.

Cubrila con salsa de tomates casera y sumale tus ingredientes preferidos. A disfrutar de una buena peli o de una linda compañía!

AnteriorSiguiente

Andrea Lizarraga

Soy licenciada en nutrición (UNC), profesora de danza y de Tai Chi, terapeuta corporal (posgrado en el Instituto de Psicoterapia Corporal), especialista en alimentación plant based (posgrados en alimentación adulta y pediatría), formada en Mindful Eating (formación impartida por Jan Chozen Bays), meditadora, estudiante de Medicina Tradicional China y eterna buscadora de conocimiento y prácticas psico-espirituales.

Souffle de Coliflor
Limón
Hamburguesas de Quinoa