• Batata: 500 gr.
  • Cebolla morada: 1
  • Ajo: 2 dientes
  • Sal marina y pimienta: a gusto
  • Huevo de campo: 1
  • Salvado de avena o quinoa en hojuelas: 1/2 taza
  • Perejil: a gusto
  • Aceite de oliva: c/n

Vas a rallar la batata, y vas a agregar la cebolla y el ajo picados. Mezclas todo y sumas el huevo, el salvado o la quinoa y el perejil.

En una sartén aceitada y caliente colocas la mezcla y armas el rosti, doralo y cocinalo de ambos lados. Finalmente, servilo con gajos de palta, huevo poché o pasta de ricotta, cherrys, brotes y semillas espolvoreadas.

Andrea Lizarraga

Soy licenciada en nutrición (UNC), profesora de danza y de Tai Chi, terapeuta corporal (posgrado en el Instituto de Psicoterapia Corporal), especialista en alimentación plant based (posgrados en alimentación adulta y pediatría), formada en Mindful Eating (formación impartida por Jan Chozen Bays), meditadora, estudiante de Medicina Tradicional China y eterna buscadora de conocimiento y prácticas psico-espirituales.

Barritas de Otoño
Trifle de Yogur
Mindfulness, practica semanal