El sirope es un jarabe concentrado que se usa en la repostería y en la preparación de bebidas.

En este caso, el de lavanda que vamos a hacer, tiene muchísimos usos y un sabor especial que puede realizar cualquier receta común: podemos hacer bebidas combinándolo con soda, menta y jugo de cítricos o frutas ácidas (arándanos, frutillas, kiwi), en infusiones o usarlo para endulzar pancakes o para darle un toque a unas galletitas de avenas o yogur casero.

Vas a necesitar:

  • Miel: 250 c.c.
  • Agua: 250 c.c.
  • Lavanda fresca (1 1/2 cuharada) o seca (3cditas.)

Mezclas la miel con el agua y llevas a hervor. Luego retiras del fuego y agregas la lavanda. Dejas reposar por 20 minutos y filtras. Guardas tu sirope en un frasco cerrado y esta listo para usar!

Ah, me olvidaba, la lavanda tiene propiedades relajantes así que es ideal para preparar alguna rica bebida cuando necesitas calmarte después de un día agitado 😉

Andrea Lizarraga

Soy licenciada en nutrición (UNC), profesora de danza y de Tai Chi, terapeuta corporal (posgrado en el Instituto de Psicoterapia Corporal), especialista en alimentación plant based (posgrados en alimentación adulta y pediatría), formada en Mindful Eating (formación impartida por Jan Chozen Bays), meditadora, estudiante de Medicina Tradicional China y eterna buscadora de conocimiento y prácticas psico-espirituales.

Barritas de Cereal
Croquetas de Papa
Pastel de Quinoa